7.3.07

Arte y Parte: Bioarte

Llegan los artistas de laboratorio:
Al utilizar bacterias y genes como elementos para la expresión artística, el bioarte se ha abierto paso en los últimos años.
Desde las cuevas de Altamira, el arte siempre se ha inspirado en la naturaleza, ya sea para representarla o sublimarla. Lo revolucionario- y polémico- del movimiento emergente conocido como bioarte, vinculado a los avances de la biotecnología y la medicina, es que el artista puede llegar a crear o manipular vida para realizar su obra.Muchos de los bioartistas en Estados Unidos, Europa y Australia, son una simbiosis de científicos y artistas que, frecuentemente, trabajan asociados a universidades y centros de inv
estigación.Los talleres de creación de los bioartistas suelen ser laboratorios. Usan bacterias, genes, plantas transgénicas, animales e insectos como experiencia estética; la vida real como medio de expresión de sí misma. La generación de artistas contemporaneos aprovecha las inmensas posibilidades que les dan las herramientas de la biotecnología.Hunter O’ Reilly, una creadora de la Universidad de Wisconsin, ha utilizado los virus letales del sida y del ébola para crear cuadros. Ruth West, artista integrada en un laboratorio de investigación de ciencia neurológica en la Universidad de California-San Diego, ha realizado una instalación interactiva en la que el público, al moverse, aprende a comparar las similitudes y diferencias entre los genes humanos y los de la planta del arroz.
Numerosas universidades promueven el bioarte como una faceta paralela y complementaria a la investigación y la docencia. Lo hacen la prestigiosa Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, o el Massachusetts Institute of Technology, MIT.En la Universidad de Australia Occidental, en Nedlands, existe SymbioticA, el primer laboratorio creado a nivel mundial para la exploración artística del conocimiento científico y de las tecnologías biológicas en particular. En su página de internet, ponen énfasis en que el rápido desarrollo de las ciencias biológicas está teniendo un efecto muy profundo en la sociedad y sus valores. Por ello contemplan el bioarte como un instrumento muy útil de crítica y de interacción entre arte, sociedad, ciencia e industria.Al igual que las ciencias y tecnologías en las que se inspira, el bioarte lleva aparejado multitud de dilemmas éticos de difícil solución. Su potencial transgresor es mucho mayor y más peligroso que el del arte convencional. ¿Es lícito llevar a cabo determinados experimentos de manipulación genética o bacteriológica, como clonaciones o ensayos con agentes letales, por el mero placer estético del artista?
Eduardo Kac (FOTO: Genesis) es otro de los iniciadores de la corriente y de su trabajo con seres vivos el más conocido es el del conejo Alba, trabajo realizado con la colaboración del Instituto Francés de Agronomía (INRA), y en la que, mediante la manipulación genética del animal, se le cambia el color del pelaje. El Symbiotica es un grupo fundado por Oron Catts y Ionatt Zurr, con base en la escuela de anatomía y biología humana de la University of Western Australia. Ellos suelen usar tejidos vivos como formas escultóricas, comprometiendo en las obras juicios éticos, a menudo de manera controversial.
Fuente: La Vanguardia y http://es.wikipedia.org

No hay comentarios.:

Tres Arroyos en blanco y negro

UTILIZA TODOS...

Mas referencias y contactos... Bienvenidos!

Gadget

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.