31.10.08

Extrañas celebraciones religiosas IMPORTADAS

A lo largo de la historia las celebraciones del mundo en honor a los difuntos son producto de un sincretismo, algunas han cambiado y otras se han olvidado. Se trata de una fecha religiosa, antes y ahora, marcada con diferentes tradiciones que en algunos países, como México y Estados Unidos, aún se observan con gran colorido. No es lo mismo Halloween que Día de Muertos, pero de cultura en cultura y con el paso del tiempo, una ha influenciado a la otra. ¿Conoces el origen de estas celebraciones y qué las une? Quizá esto te interese y por eso queremos compartirlo a grandes rasgos.


Halloween
El Halloween tiene su origen en la cultura celta. Originalmente se refiere al Samhain, la celebración celta más importante del año, ya que conmemoraba el fin y principio del año y el fin de las cosechas. También se la consideraba la noche del “miedo” porque se creía que las fronteras con otras dimensiones se tornaban confusas, por lo que seres “mágicos” y difuntos deambulaban por la tierra. Si durante esa noche salías de casa debías disfrazarte con pieles y cabezas de animales para no ser abordado por alguno de estos seres. Como parte de las celebraciones se organizaban grandes hogueras donde se realizaban ofrendas y rituales de purificación e introspección, además de que se preparaban alimentos para cualquier difunto que pudiera llamar a la puerta.
Cuando las misiones eclesiásticas comenzaron a llegar a tierras celtas, los rituales del Samhain se consider
aban paganos, pero al aplicar el calendario Gregoriano, esta festividad resultaba cercana al Día de Todos los Santos y el Día de Muertos de la Iglesia Católica, por lo que con el tiempo pasó a llamarse All Hallows Eve (noche de todas las ánimas), y de ahí a llamarse Halloween. Con la llegada de los ingleses a tierras americanas esta festividad se adoptó en los EE.UU. y hoy se conoce como la noche de la fiesta de disfraces durante la cual los niños salen a pedir dulces bajo amenaza de ser víctima de una broma.


Día de Muertos
Empecemos hablando de la tradición que existía en España la cual se heredó de las culturas egipcia y árabe. No sólo era una fecha de la Iglesia sino que popularmente se creía que las almas de los difuntos regresaban a la tierra de visita y compartían alimentos con los seres vivos por lo que éstos les ofrecían ofrendas. En algunas zonas del norte del país la gente no dormía en sus camas esa noche para que los difuntos que llegaran tuvieran un lugar dónde descansar. En la fiesta de Todos los Santos las familias se reunían para recordar y honrar a los difuntos, y en algunos lugares se tenía la tradición de poner ofrendas en los cementerios. La tradición celta también influenció las festividades españolas, o viceversa, puesto que ésta cultura también se estableció en el norte de la península ibérica antes de la llegada de los iberos y los romanos.
Se tiene registro que en la América prehispánica también se realizaban rituales y fiestas en honor de los difuntos, aunque no todas las culturas compartían la misma fecha, y en ocasiones se hacía dos veces al año. Hay que recordar que estas culturas no consideraban a la muerte como el fin de la vida, sino sólo como la continuación de un ciclo, y había diferentes lugares a los que iban las ánimas después de esta vida. Algunos rituales incluían ofrendas con alimentos y sacrificios ante las imágenes de los dioses para recordar esta continuación cíclica de la vida.
Al llegar los españoles al continente americano, las ceremonias para los difuntos se conjugaron con la fecha eclesiástica, por lo que la tradición se volvió más fuerte y, hoy en día, en una de las más coloridas del mundo en México y países de Sudamérica. Para la Iglesia ésta sigue siendo una fecha marcada, aunque no en todos los países se lleve a cabo algún tipo de festividad o tradición.
Ya hemos visto, y si escarbamos un poco en muchas otras tradiciones, éstas son fruto del sincretismo a través del tiempo, de la adopción de otras visiones que las enriquecen. Ésto no significa que "importar" festividades nacidas en coyunturas folklóricas diferentes, con idiosincrasias distintas, sea "impuesto" para recrear las culturas. El problema se presenta cuando se las adopta como propias, sin conocimiento de sus significados, ni origen. Últimamente lo vemos en Argentina, con San Patricio y Halloween, pero cabe destacar que muchos de nosotros tampoco sabemos el significado del Carnaval, de la Pachamama o de celebraciones que tendrían que "supuestamente" ser de nuestro acervo.
NO perder la identidad, no permitir la aculturación,
SIN negarse a las influencias
SIEMPRE PERO SIEMPRE curiosos, aprender y difundir, compartir conocimientos para la conciencia colectiva de las naciones y las identidades de los pueblos

No hay comentarios.:

Tres Arroyos en blanco y negro

UTILIZA TODOS...

Mas referencias y contactos... Bienvenidos!

Gadget

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.