13.4.07

Entre los TRES ARROYOS: Vicente P. Cacuri y la Biblioteca

El salón estaba modestamente amueblado. Junto a una de las paredes, había una pequeña biblioteca con aproximadamente 150 libros; en el centro una mesa de lectura sobre la cual estaban depositados los diarios del pueblo y de la capital federal, además de folletos y otros papeles, todos bien ordenados para su lectura, completando el mobiliario cuatro o cinco sillas y dos largos bancos. Sentado a la mesa frente a frente, dos jóvenes conversaban animadamente. Uno de ellos era Vicente P. Cacuri y el otro Alberto Cervini y el tema que ocupaba a ambos aquella noche de fines de 1904 era el de buscar recursos para crear una biblioteca.
- Hace cerca de un año que hemos fundado la Unión Dependientes de Comercio y creo que ha llegado el momento de instalar aquí una biblioteca- dijo Vicente P. Cacuri, mientras observaba los 150 volúmenes que descansaban en los anaqueles.
- Es cierto –respondió Alberto Cervini -. Hemos visto que a los socios les gusta la lectura y esta pequeña cantidad de libros no alcanza para cubrir las necesidades.
- Pero necesitamos plata...
Hubo una pausa, durante la cual los dos se sumieron en la meditación, apelando a la magia de las ideas salvadoras. A Cacuri le brillaron los ojos, cuando exclamó:
- Todo se puede solucionar. Iniciaremos alguna cosa que sirva para fomentar la cultura y al mismo tiempo, nos provea de los fondos que necesitamos para fundar la biblioteca.
-¿Qué puede ser?- preguntó su compañero, con gesto escéptico.
- Creo que lo más oportuno es organizar un cuadro filodramático. Daremos funciones en el Teatro Hispano Argentino cobrando entrada y con ello quedará solucionado el problema.
Así, de una simple conversación entre amigos, a principios de este siglo surgió en la patria chica un interesante movimiento tendiente a fomentar la actividad teatral; el cual, siempre con la mejor buena voluntad de sus promotores, habría de proseguirse a través de los años hasta nuestros días, con manifestaciones dispares, con altibajos, con largas pausas seguidas de períodos de intensas realizaciones, pero dejando siempre el resultado de una proficua siembra cultural.

El primer elenco
La idea de Cacuri tuvo concreción al poco tiempo. En 1905 el núcleo de jóvenes vinculados a la Unión Dependientes de Comercio fundó la biblioteca que posteriormente se denominaría “Vicente P. Cacuri”. Para recaudar fondos se formó enseguida el cuadro filodramático, es decir, el primer conjunto teatral de Tres Arroyos. Se ensayó una pieza –cuyo título y autor lamentamos no poseer- y se dispuso presentarlo en público. El grupo escénico estaba integrado por los siguientes aficionados: M. Lacasse, Enrique Rafael Linares, Jaime Linares, José Cendoya, A. Atela, Alberto Cervini y Vicente Cacuri. El conjunto realizó su primera función el 23 de noviembre de 1905 en el Teatro Hispano Argentino, a beneficio de la incipiente biblioteca y del Hospital Municipal. Fue todo un éxito y al finalizar el espectáculo, Cervini abrazó conmovido a su amigo, al par que le decía:
-Tuviste una gran idea, hermano...


FUENTE: La Voz del Pueblo del 6/10/1974

No hay comentarios.:

Tres Arroyos en blanco y negro

UTILIZA TODOS...

Mas referencias y contactos... Bienvenidos!

Gadget

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.