5.5.08

Filosofando con los más chiquitos

... el momento en que los niños comienzan a interrogarse acerca del mundo y de su inserción en él.
La filosofía se suele asociar con hombres tan viejos como sabios, que se paseaban por las calles de la Antigua Grecia. O con una de las materias del secundario sobre lo que dijeron estos grandes filósofos. Pero esto no siempre es así. Hay escuelas en las que se "practica filosofía" y, aunque parezca muy complicado, los estudiantes mantienen verdaderas "discusiones filosóficas".
Según expertos, se puede hacer filosofía -entendida de esta manera- desde que se aprende a hablar ¡desde el jardín de infantes! De hecho, un filósofo norteamericano llamado Matthew Lipman diseñó en 1969 el programa de Filosofía para Niños que comienza con actividades para filosofar desde los 3 años.El programa, que hace más de diez años se practica en algunas escuelas de Argentina, incluye libros con historias para pensar. Plantean problemas que generan preguntas como "¿qué es el amor?", "¿qué es pensar?", "¿de dónde venimos?", "¿qué es el tiempo?", "¿por qué nos hacemos preguntas?", "¿este es el mejor mundo en el que podemos vivir?", "¿qué es jugar?", "¿dónde está la memoria?" y otras indagaciones que seguramente todos nos hicimos alguna vez. Así es que, para algunas personas, la filosofía no está reservada sólo para los adultos que leen muchos libros y van a la universidad, sino que todos pueden intentar practicarla. Pero, empecemos por el principio: ¿qué es la filosofía?"La filosofía es hacerse preguntas, tener ganas de ser curiosos, de no creer que lo que nosotros pensamos es la última palabra. Hacer filosofía es una actitud de cuestionamiento constante que pueden tener tanto los niños y niñas como las mujeres y los hombres adultos", dijo Stella Accorinti, presidenta del Centro de Investigaciones de Filosofía para Niños.
"La filosofía tiene que ver con reflexionar sobre la propia experiencia del mundo, sobre cuestiones que necesitan tener un sentido que no se encuentra fácilmente. La posibilidad de buscar ese sentido requiere el esfuerzo de pensar. Y es un esfuerzo porque hablamos de cuestiones difíciles", completó Vera Waksman, coordinadora de formación permanente en filosofía para niños de la Secretaría de Extensión Universitaria de la UBA. "La tarea de un filósofo -agregó Accorinti- es preguntarse de una manera crítica, creativa y cuidadosa por los demás. Y es el 'pensamiento cuidadoso' es el que más nos debería importar porque de poco sirve si alguien es brillante y creativo si no es cuidadoso y respetuoso con los demás", dijo Accorinti, autora de "Introducción a la Filosofía para Niños" (editorial Manantial).
Pensar no es nada fácil, es un trabajo que requiere esfuerzo, sobre todo cuando se trata de cuestionar las cosas que nos parecen más cercanas o familiares. A veces, lo que nos resulta más obvio se vuelve extraño y difícil cuando nos preguntamos profundamente qué es.Pero, ¿qué diferencia hay entre una profunda charla entre amigos y una discusión filosófica? Por empezar, no se hace filosofía por casualidad. "Lo principal en la práctica de la filosofía es la experiencia del problema, es decir, cuando uno tiene conciencia de que una pregunta es difícil y tiene la necesidad de investigar", explicó Waksman.
Hay frases que no plantean ninguno de estos grandes problemas, como por ejemplo: "¿Qué hora es?". Pero si la pregunta es "¿Qué es el tiempo?" ya no se espera un respuesta inmediata, hay que ponerse a investigar, a pensar, a filosofar.Esto implica un riesgo, porque la filosofía no se propone llegar a encontrar una única respuesta válida para cada pregunta. Es que las preguntas filosóficas son complicadas y tienen muchos tipos de respuestas. "Lo que hacemos es investigar un tema que nos preocupe, no para llegar a posiciones encontradas entre todos sino para tratar de que el tema tenga más sentido", dijo Waksman, autora, junto a Walter Kohan, de los libros "Filosofía para niños" y "Filosofía con niños" de Ediciones Novedades Educativas.Como ejemplo, Waksman explicó que "el concepto de 'Tiempo' es muy cercano y a la vez muy abstracto. En una clase, algunos decían que el tiempo es 'algo que está en las cosas', otros decían que es 'algo que está en la cabeza de las personas' y otro grupo sostenía que es 'algo que ocurre más allá de todo'".Por eso, aunque algunos adultos digan que los niños no pueden pensar cosas tan complicadas o que los adolescentes no leen y no les preocupa nada más que la música o la televisión, muchos docentes y estudiantes ya comprobaron que la filosofía puede practicarse exitosamente en las escuelas.
Algunos de los títulos relacionados con la temática disponibles en TU Biblioteca:



No hay comentarios.:

Tres Arroyos en blanco y negro

UTILIZA TODOS...

Mas referencias y contactos... Bienvenidos!

Gadget

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.