6.12.12

"Óscar Niemeyer era un auténtico Quijote"


Redacción Cultura, 6 dic (EFE).- "Óscar Niemeyer era un auténtico Quijote dispuesto a batirse por los más débiles. La única escultura que tenía en su estudio de Copacabana era la de El Quijote", ha dicho hoy a Efe Natalio Grueso, exdirector del Centro de Avilés.
Además, ha manifestado que trabajó con el arquitecto brasileño recientemente fallecido durante seis años "en la creación de todo el proyecto" del actual Centro Niemeyer de Avilés: el arquitecto generó "el contenedor", y él, "los contenidos".
Grueso, ahora director de Artes Escénicas de la Comunidad de Madrid y del madrileño Teatro Español, dirigió ese Centro desde que el arquitecto brasileño donó el proyecto, a finales de 2006, hasta que el gobierno de Álvarez Casco retiró la cesión del mismo a la Fundación Niemeyer el 15 de diciembre de 2011,además día del cumpleaños de Óscar Niemeyer.
También ha explicado que el Centro lo diseñaron "juntos, pensando que tenía que ser un espacio para la educación y la cultura", y ese proceso de creación ha sido "la experiencia más maravillosa e inolvidable" de su vida.
Grueso ha resaltado la estrecha relación que tuvo con Niemeyer, con quien hablaba por teléfono "cada dos días", además de que se vieran "unas 30 o 40 veces" en su estudio, donde diseñaban "el proyecto con su equipo de colaboradores formado por ingenieros, escritores y músicos, entre otros; repitiendo el mismo esquema que cuando construyó Brasilia".
"Niemeyer creía que todas las artes estaban unidas y era escritor, poeta, músico y filósofo: uno de los grandes humanistas de nuestro tiempo", ha señalado.
"Pero, por encima de todo, era una persona muy bondadosa y generosa y siempre tenía las puertas de su casa abiertas a todo aquel que necesitara de su ayuda", ha apuntado.
El Centro Niemeyer de Avilés es "la única obra" del brasileño en España y "su obra más querida por él porque tenía una dimensión social", ha recalcado Grueso.
"Niemeyer donó el Centro con una generosidad tremenda, y esa obra, por encima de las personas y de los políticos, quedará allí para muchos años", ha señalado.
Esta obra "tenía, en primer lugar, la intención de recuperar a nivel medioambiental esa zona industrial de la ciudad de Avilés, así como un componente social, cultural y educativo", ha explicado.
"Óscar Niemeyer era una persona que tenía una fuerza moral enorme en su país, que fue perseguido durante la dictadura y, al final, fue reconocido en su propia tierra como uno de los grandes creadores de nuestro tiempo", ha puntualizado.
El creador de obras emblemáticas de la arquitectura moderna como la catedral de Brasilia pensaba que "lo importante no es la arquitectura sino la vida y hacer un mundo mejor", ha recordado.

No hay comentarios.:

Tres Arroyos en blanco y negro

UTILIZA TODOS...

Mas referencias y contactos... Bienvenidos!

Gadget

Este contenido todavía no está disponible para mostrarse a través de conexiones encriptadas.